Demasiada exposición solar en verano también puede tener consecuencias para los ojos. Los expertos recomiendan el uso de gafas para tomar el sol. Pero no cualquier tipo. Ten cuidado a la hora de elegirlas porque las lentes que no son de buena calidad pueden pasar factura.

Si te pones unas gafas de mala calidad para tomar el sol, sin filtro o con filtro de mala calidad, el ojo no estará protegido frente a la radiación. Tanto la ultravioleta como los infrarrojos o la luz azul de alta energía pueden tener efectos dañinos para la ocular cuando se produce una sobrexposición.

Los expertos lo tienen claro. Las gafas de sol deben proporcionar una protección del 100 % frente a la radiación ultravioleta (UV). Estos rayos pueden causar daño ocular a largo plazo y, en casos muy graves, pérdida de visión. El motivo es sencillo. En un lugar con mucha luz solar, la pupila se dilata. Eso hace que sea más sensible a la radiación. Si usas gafas para tomar el sol que sean de mala calidad, puedes tener la falsa creencia de que tu ojo está protegido, debido a la lente oscura. Pero si el realidad no lleva filtro o el que lleva es de mala calidad, el resultado será que tu pupila continuará dilatada. Y por lo tanto más expuesta.

Qué debes tener en cuenta a la hora de elegir las gafas de sol

Estas recomendaciones no son nuevas. El problema es que, el común de los mortales, no sabe distinguir las lentes de calidad de las que no lo son. Y las colecciones cambian cada y encontramos atractivos modelos desde las estanterías de nuestras tiendas favoritas. Sigue estas dos recomendaciones clave para elegir tus gafas de sol:

  1. Si te compras unas gafas de sol low cost, no te fíes de que te vayan a proteger de los UV. Ni siquiera aunque en su etiqueta ponga específicamente que bloquea estos rayos. Lo mejor sería que lo consultaras en una óptica.
  2. Los expertos de la compañía oftalmológica Visufarma recomiendan elegir gafas de sol con marcado CE y filtros de tipo tres o cuatro en los días más soleados. De nuevo, si dudas, consulta en una óptica. Hay sellos de la Unión Europea en gafas low cost que pueden ser falsos. El especialista te ayudará a elegir.

Efectos de las radiaciones sobre la salud ocular

Los diferentes tipos de radiaciones pueden tener diferentes efectos sobre la salud ocular.

En la vista, el infrarrojo provoca sequedad ocular. También acelera las cataratas. Incluso es capaz de llegar hasta la retina, pudiendo causar su degeneración, despigmentación, quemaduras o micro lesiones, explican los expertos de Indo, multinacional española especializada en la comercialización de lentes oftálmicas. Ten en cuenta que el 54 % de las radiaciones solares que llegan a la tierra son infrarrojas.

Este tipo de radiación es capaz de provocar en poco tiempo efectos dañinos e irreversibles en los ojos. “A nivel externo, puede causar inflamación del segmento anterior (uveítis, conjuntivitis, queratitis), pinguéculas, pterigion, o descamación del endotelio, entre otros”, advierten desde Indo. En la piel del contorno del ojo también causan enrojecimiento de la piel de los párpados, al igual que en el resto de piel expuesta a la radiación UV.

Los rayos ultravioleta llegan hasta el cristalino, donde pueden causar opacidades, que causan cataratas.

  •  Radiación azul de alta energía

Es la radiación de alta energía recibida de la radiación solar y más próxima a la radiación ultravioleta. En diferentes estudios de laboratorio, se ha demostrado que la luz HEV (también llamada azul-violeta de alta energía) puede causar estrés oxidativo en la retina.

Una vez elegidas tus gafas de buena calidad para usar en la o la piscina, los expertos de Visufarma también aconsejan evitar, en la mayor medida de lo posible, una exposición demasiado continuada. Por último, recuerda que no debes mirar nunca directamente al sol.

 





Source link