Con la llegada de ‘Una joven prometedora‘, la nominada película de Emerald Fennell, el cine de venganzas femeninas se da un homenaje de cara a los Óscar con una propuesta colorista y moderna, muy alejada del habitual tono de este tipo de venganza. En su honor vamos a recordar algunas de nuestras favoritas.

Ella es la venganza

Cambian los años, cambian los estilos y las costumbres, pero las mujeres heridas han cultivado el arte de la venganza cinematográfica con virtuosismo y elegancia.

Cuando pensamos en la venganza en el cine, pensamos en Charles Bronson o Sylvester Stallone. En testosterona y metralletas sobre los hombros. Pero los vengadores, sanguinarios, enmascarados o a cara descubierta, también han existido en el mundo femenino. Ellas tampoco dudan a la hora de emprender el camino de la venganza.

Ángel de venganza

Si de algo puede presumir Abel Ferrara es de una trilogía inicial demoledora. Desde ‘El asesino del taladro’ a ‘Ciudad del crimen’, entre 1979 y 1984, colocó tres películas de culto entre los favoritos al cine más barriobajero y oscuro. La pieza central, este ‘Ángel de venganza’, es la mejor de las tres. Hace cuarenta años Zoë Lund impulsó a esta película tan ligada a una época que no pedía perdón por ser más gamberra que ningún otro ejemplo de venganza post-violación.

Ferrara cuestiona el comportamiento masculino: “Definitivamente teníamos un lado machista. Pero ya sabes, somos italoamericanos. Él (su guionista habitual, Nicholas St. John) es de Manhattan y yo del Bronx. Y eso está en nosotros. Cuando creces en este entorno, a una edad tan joven, es inevitable”. No es casualidad que sea el director quien interprete al primer violador, aunque lleve una máscara para la ocasión. Amén.

Desenlace mortal (Thriller – en grym film)

Casi medio siglo tiene esta salvajada sueca dirigida por Bo Arne Vibenius. La versión sin cortes tiene, con diferencia, la violencia sexual más explícita que hayamos visto. Sin embargo, a medida la película se aproxima al clímax, presenta un ritmo hipnótico, extraño, difícil de catalogar pero claramente influyente en mucho cine revolucionario, sobre todo a principios de los 2000, cuando la película se volvió más popular.

Violencia en cámara lenta y locura de autor. Esa última toma de la cara de Christina Lindberg golpea con fuerza tras el mayor calvario visto en pantalla mientras sus espeluznantes fantasmas del pasado (¡¡¡ese flashback horroroso!!!) están condenados a desaparecer para siempre.

Revenge

Revenge

Una de las últimas películas de “violación y venganza” en ponerse de moda fue esta moderna propuesta dirigida por Coralie Fargeat. ‘Revenge‘ sigue la venganza de Jen (Matilda Lutz) contra los tres hombres ricos (y casados) que la agredieron sexualmente y la dieron por muerta durante una fiesta. Probablemente la película no revoluciona el género, pero el toque sobrenatural que provoca la venganza de la protagonista funciona como elemento diferenciador y de mucha clase respecto a otras venganzas mucho más rudimentarias.

Jennifer’s Body

Jennifers Body

Karyn Kusama y Diablo Cody acertaron de lleno con este título de culto inmediato sobre una de nuestras venganzas favoritas: la de ultratumba. Despachada como un fallida comedia de terror, pasados los años caemos en la cuenta de que en realidad es un ejemplo aterrador sobre lo que significa ser una adolescente. La versión extendida de la película resulta algo menos estereotipada de lo que aparenta la versión cinematográfica. Además, la dirección de Kusama es elegante, y la fotografía tiene una fotografía alejada del cliché de género. Una película que mejora con los años.

Carrie

Carrie

Una (otra) obra maestra de Brian de Palma, en este caso adaptando el primer clásico de Stephen King. El director lleva a su terreno la historia de King y convierte esta historia del patito feo en una gema del horror llena de capas y estilo. La relación de la protagonista con su madre es más impactante y aterradora que todas las venganzas de bailes de graduación que el autor se pueda imaginar y el estilo De Palma está presente desde el primer plano secuencia de la película, justo después de que aparezca el título de la película.

Violation

Violation

La última en llegar ha sido la gran revelación del Bifff que estoy disfrutando online y que ha dejado de piedra a todo aquel que se haya puesto delante de esta bestialidad escrita y dirigida por Dusty Mancinelli y Madeleine Sims-Fewer, esta última además es la impresionante actriz protagonista de la película. Tan grindhouse como arthouse, ‘Violation’ está destinada a hacer ruido y a ser una de esas películas que piden una ambulancia a la puerta de la sala. Bienvenida pues.

Kill Bill

Kill Bill

Posiblemente la película sobre venganzas femeninas definitiva, sobre todo por comprender más de cuatro horas de peleas, tiroteos, anime, espadas, diálogos espectaculares y música del altísimo nivel. A pesar de haber tenido sus más y sus menos, el gran regalo de Quentin Tarantino a la leyenda de Uma Thurman y un ameno divertimento lleno de pinceladas del mejor cine de todos los tiempos.

La violencia del sexo (Day of the Woman / I spit on your grave)

I Spit

La película de Meir Zarchi contó con un muy interesante remake hace una década que terminó formando una trilogía. Hace un par de años el propio Zarchi realizó un secuela directa de su película, nada menos que dos horas y media de desequilibrado calvario. La película original hacía que los ‘Perros de paja’ de Sam Peckinpah pareciesen ‘Small Soldiers’. No quedaba tabú por romper en la película. El remake no está nada mal, ojo.

Death Proof

Grindhouse Death Proof

Solo Quentin Tarantino sería capaz de rodar una película grindhouse, hacerla bonita, trepidante y rebosante de carisma. El empoderamiento a base de pisar aceleradores y cabezas filmado en hermosos colores y con una pizca en blanco y negro. Un todo vale con cabeza y honestidad, además de un vehículo al servicio de unos pilotos impresionantes. ¿La mejor película de Tarantino?

Katalin Varga

Katalyn Varga

La primera película de Peter Strickland es, por supuesto, la que menos pistas muestra de lo que estaba por venir, pero es un estimulante relato de venganza femenina a la europea. Dura y al grano, sin miramientos y sin buscar complacer a nadie, ‘Katalin Varga’ funciona como una pedrada directa a la cabeza. Un par de secuencias magistrales en puntos muy estratégicos la convierten en un cohete si tenemos en cuenta el material que maneja, muy dado a la contemplación y las miradas perdidas.

The Seasoning House

The Seasoning House

El británico Paul Hyett ha ido de más a menos, algo lógico viendo esta portentosa ‘The Seasoning House’, una muy incómoda especie de revisión de ‘Thriller: a cruel picture’ (ver más arriba) con una protagonista sordomuda y con momentos de gore alucinantes y sutiles. Hyett, responsable de los efectos visuales de buena parte del nuevo horror británico, se siente en casa con una pesadilla balcánica que tiene muy claro lo que quiere y cómo conseguirlo. Inédita por aquí, ya va siendo hora de que alguien la repesque.



Source link