Una de las críticas que se estaba llevando esta segunda temporada de ‘The Mandalorian‘, que se puede ver en Disney+, es la de que descuidaba la trama principal de la serie en pro de contar las pequeñas aventuras de Mando (Pedro Pascal) y el Niño (aka Baby Yoda) por la galaxia. Aventuras que se tildaban de relleno, algo que personalmente me hace gracia.

Pero hemos llegado al episodio 4 de esta temporada 2, titulado ‘El asedio‘ y la paciencia de los espectadores parece verse recompensada por unos treinta y ocho minutos en los que volvemos a la casilla de salida: Nevarro. Una reunión con la gran Cara Dune (Gina Carano) y, como no podía ser de otra forma, lugar que visita nuestro protagonista misión que se presenta.

El bloque de «Anteriormente» hacía presagiar que, por fin, nos íbamos a meter ya en harina de la trama general de la serie después de unos episodios que poco aportaban a esta. Jon Favreau decide montar para ello un asalto a una presuntamente abandonada base militar para avanzar en la conspiración, por decirlo de alguna manera, en torno a Baby Yoda.

Por cierto, a partir de aquí spoilers

El asedio

Huc2 Ff 002491

Carl Weathers se mete en la dirección de este episodio además de, como Greef Karga, ser el cerebro de esta operación que busca inutilizar el polvorín imperial en un intento de poder convertir Nevarro en un núcleo comercial. Como podéis imaginar, de base abandonada nada de nada. Lo que tenía pinta de ser un entrar, explotar y salir termina siendo otra cosa.

Es más, ahí tendrán nuestros protagonistas un descubrimiento importante: que Moff Gideon (Giancarlo Esposito) está vivo y que se siguen llevando a cabo experimentos con la sangre que lograron extraer a Baby Yoda. Se les ha agotado y necesitan más. Necesitan una buena fuente de M (¿midiclorianos?) para su laboratorio.

Como siempre, el guion está salpicado de escenas simpáticas y el humor propio de ‘Star Wars’. El show de Baby Yoda sigue su curso convirtiéndose en el robaescenas de turno como mecánico de turno al principio y como ladrón de galletas en su llegada a Nevarro, en donde asistimos a una pequeña lección de geografía impartida por una 3PO. Afortunadamente se lo dejaron ahí durante el episodio.

Un episodio para echar gasolina a la trama

Huc2 Ff 002616

Si bien no creo que el resto de episodios de la temporada hayan sido relleno, sí que se agradece el que se avance, aunque sea levemente la trama de la serie. La palabra clave es serie. Acostumbrados a ambiciosas ficciones televisivas de trama continuada que se desarrolla durante x episodios y años, lo que tienen diseñado Jon Favreau y Dave Filoni es una cosa más pequeña, seriada «a la vieja usanza» con aventuras individuales y en un contexto mayor como es el universo Star Wars en esta transición de la Nueva República.

Algo con lo que siempre han ido «de cara». Desde el principio, ‘The Mandalorian’ ha tenido clara su vocación episódica, por lo que el debate en torno a que si los capítulos avanzan tal o no me parece algo absurdo y muestra de la cada vez más universal impaciencia del espectador/fan. Sobre todo teniendo en cuenta que no estamos ante un mystery box como ‘Perdidos’ o similares.

Dicho esto, creo que ‘El asedio’ funciona bien en ese sentido. Es un buen episodio diseñado para servir de repostaje necesario a mitad de camino. O a mitad de temporada. Un caramelito, con la dosis justa de acción, aventura y revelaciones, que nos va a preparar para el tramo final de este año.



Source link