Ha sido una de las sensaciones de la temporada en Israel (y ha traído cola entre sus vecinos) y Apple TV+ la ha estrenado a nivel mundial. Estoy hablando de ‘Teherán‘ (‘Tehran’), un estupendo thriller de espionaje que nos lleva a uno de los grandes conflictos de la actualidad.

Claro, que siendo Israel el país del que hablamos, hay que concretar bastante. Me refiero a la guerra fría (y no tan fría) que el país de los hebreos mantiene con la República islámica de Irán desde hace cuarenta años. Un conflicto que Moshe Zonder (‘Fauda’) usa de trasfondo para la serie israelí.

Y lo hace imbuyéndonos de lleno en la capital «enemiga», donde vemos a Tamar Rabinyan (Niv Sultan), una joven hacker agente del Mossad que es enviada a Teherán en una misión encubierta para intentar neutralizar las defensas aéreas de Irán.

Junto a Zonder, el guion está coescrito por Omri Shenhar y en la dirección está Daniel Syrkin. Shaun Toub, Navid Negahban, Shervin Alenabi, Liraz Charhi y Menashe Noy completan el reparto de la serie que cuenta con ocho episodios, de los cuales se han estrenado tres.

Un thriller que va directo sin descuidar la representación del conflicto

Si hay algo que se agradece hoy en día es que se vaya al grano en la propuesta. Si bien el primer cuarto de hora es pura tensión sin necesidad de que pasen cosas, la serie no pierde el tiempo y nos arrojan de lleno en toda la trama de forma clara y directa.

El mayor reto de ‘Teherán’ viene de su propia naturaleza israelí. De la visión cultural de un país por parte de otro, que es su enemigo. Por muy internacional que sea la propuesta va a existir un sesgo importante. Y aquí es donde los guionistas intentan, en la medida de lo posible, evitar el estereotipo.

Asumen dos cosas: la realidad es compleja y que, a pesar de que Israel está peleada con todo su entorno, la nación no deja de estar formada por gente que proviene de esos lugares. De hecho las raíces de la protagonista están en Irán. Esto no quiere decir que no tengamos un abanico de personajes y que estemos ante un nosotros contra ellos.

Una serie bastante equilibrada

Tehran Photo 010205

Sin tener éxito siempre, la búsqueda de ese equilibrio suaviza la trepidancia común del género. La serie se muestra más interesada en explorar el terreno más puramente dramático en lo que nuestra heroína se ve proscrita a la espera de encontrar el modo de salir del país.

Lo que no quiere decir que esto sea ‘Homeland‘ —a pesar de compartir terrenos— o que le interese los dramas personales y enredos posibles de los personajes. Aquí se viene a jugar y nos encontramos con una serie que cumple en su género, dándonos una buena dosis de tensión que hace que estemos en vilo durante gran parte del metraje.

Un drama de espionaje que, en líneas generales, es estupendo. Es verdad que a veces es algo más plano de lo deseado. Una realización correcta que nos sumerge de lleno en la acción y aun siendo algo de «sota, caballo y rey», funciona muy bien. Una mirada correcta a un conflicto longevo hace que, además, se sienta más real que de costumbre.

Temas



Source link